jueves, enero 19, 2017

Flamenco



No recuerdo si alguna vez comenté que admiro el baile español llamado flamenco, no sé que tiene que el ritmo, los movimientos y la música tan diferente a mucho de lo que uno puede escuchar comunmente, al menos en mi ranchou, asi que eso también lo convertía en algo de mi interés porque me llaman la atención de sobremanera todo lo que es diferente. De lo que me cruza por la mente, pues mi país siempre ha tenido mucha cercanía con la cultura española, por eso no he ido aún a España. Recuerdo que una vez en la preparatoria, hubo algún festival, donde los que quisieran podían participar con alguna de sus aptitudes artísticas, una compañera de mi grupo bailaba de varios tipos, entre ellos el flamenco, creo que yo ni sabía (sólo recuerdo que era muy bonita y que andaba tras el más guapo del salón, que ni a ella que me parecía que era tan bonita y talentosa porque no sólo era un estuche de monerías, sino que también era aplicada como yo pero siempre fue invisible para él excepto para pasarle las tareas, después de aprovecharse este tipo que era un burro desobligado le llego su hora y uno de esos días que iba saliendo de la universidad caminando para mi casa me lo encontré pasando en un auto promedio con el 20% de lo que tuvo una vez de pelo, se veía irreconosible y dejo de ser el mas lindo). El punto es que me dejo asombrada el baile de flamenco que presento, pensé en algún día anotarme en una clase, pero el tiempo paso y hasta se me olvido. Luego en una de tantas vacaciones a Cancún, el entretenimiento de una de esas noches en el hotel fue una noche flamenca, nos gustó tanto que compramos el disco compacto que vendía la banda que tocó. 
De últimas mi mamá a quien si le gusta y disfruta el bailar, tuvo una presentación de flamenco que preparo su maestra de baile en su club. No puede verla como tal pero si vi sus fotos y se veía preciosa. Mientras tanto aquí, cuando fui a la boda de B, en una de esas pusieron una canción española, entonces P que es bailarín profesional empezó a  hacer unos pasos de flamenco que le quedaron espectaculares. Le dije a B que me había fascinado, le quería pedir clases pero se cambió de país, pero B me dio que a ella le gustaba mucho el flamenco y había tomado clases ya antes en equis escuela, que si no me gustaría tomarlas e irnos juntas, le dije que lo pensaría, porque yo soy pésima en el baile, no tengo el gen de ritmo, aunque si admiro mucho ese baile, lo que me  decidió a tomarlo fue para salir de mi rutina y lo mejor aún como ejercicio mental y crear equilibrio entre la mente y el cuerpo, ya se que eso podría obtenerse con la yoga, pero aqui hay música, es una coordinación super intensa entre oído, manos, brazos, pies con el ritmo de la música, algo complicado para quien no tiene ritmo como yo, pero que pienso me esta ayudando. Por las horas que estoy ahí me desconecto del mundo de la arquitectura, no puedo pensar en nada más que intentar coordinar mis manos con los pies, aunque pienso que todavía me veo como suele decirnos la maestra "matando cucarachas" cuando zapateamos sin carisma y sin ritmo flamenco o "atrapando mosca" cuando intento hacer flores con las manos completamente fuera de tono con la música. 

Fuera del salón cuando vuelvo a la vida cotidiana creo que ha ido mejorando mi relación con el ritmo, porque hasta yo misma siento de manera diferente la música, lo comprobé el viernes pasado que Q me invito a la fiesta de fin de año de su cía. me dijo que habría baile, no fue lo mejor que había escuchado pero pues decidí como en la película de "Yes man" no decirle que no lo acompañaría, aunque tocaron música que no era absolutamente de mi gusto, alguna rarísima pero horrible, que no puedo creer que exista, alguna vez Andrea me dijo un nombre de un tipo de música que ella y su esposo les gusta bailar que estoy casi segura que es ese pero lo he olvidado por completo.


Después de dos cursos, tuvimos una presentación en el teatro de la escuela, esto en otro momento de mi vida lo habría declinado por completo pero los tiempos cambian y le dije a la maestra que sí me presentaría, que quería hacerlo y encima convencí a B de hacerlo también porque ella estaba super tímida de que su esposo y la demás audiencia viera nuestros primeros pasos de flamenco. Le pedí a su esposo que nos grabara, cuando fui a ranchou, les enseñé el vídeo a mi mamá y hermana y no lo podían creer que hubiera aceptado una presentación, cuando la clase de teatro de la preparatoria era una tortura, un infierno estar frente a una audiencia equis, sorprendidas de mi actitud. 

Obviamente para llegar a un nivel como las del vídeo (es mi favorito) que está al comienzo de esta entrada, son palabras mayores, algo como de bailarina profesional que no soy ni quiero ser, tal vez dedicándole mas tiempo podría mejorar, pero no cuento con tanto tiempo libre en este momento y lo estoy haciendo como un gusto,  ejercicio mental y coordinación motriz. 

0 comentarios: